3 may. 2011

Llamadme retorcido, pero...

Ayer, día de mi cumple según el horario español, fuerzas especiales estadounidenses mataron a Bin Laden. Si no sabéis esto, estáis aún mejor incomunicado que lo que Bin Laden estaba.

Yo, que soy un poco retoricido y he visto demasiado cine, voy a lanzar una idea que se me ha ocurrido: ¿es la muerte de Bin Laden una estrategia de Estados Unidos para silenciar lo ocurrido en Guantánamo y para ganar apoyos perdidos por esta última filtración?

La muerte de Bin Laden ocurre unos días después de que Wikileaks filtre los documentos de Guantánamo y eche más mierda sobre la imagen americana, ya deteriorada por el encarcelamiento y tortura del soldado Bradley Manning. La filtración de Wikileaks, si bien carecía de la novedad de la primera filtración, relataba una historia mucho más aterradora: Estados Unidos tiene o ha tenido en su base-prisión a inocentes, enfermos mentales e incluso menores de edad. Estados Unidos se convierte, una vez más, en uno de los países más odiados del globo.

Y justo en el momento más oportuno, sucede una acción de PR fantástica para el gobierno Obama: la muerte del tipo más odiado del mundo, Osama Bin Laden. La muerte del terrorista, como no podía ser menos, ha inundado los medios, siendo el tema principal de información desde ayer... y sepultando las filtraciones de Wikileaks y transformando, por arte de magia, las imágenes de protestas pro-Manning y anti-administración Obama que estaban apareciendo por todas partes dentro del territorio estadounidense en vítores e imágenes de júbilo colectivo y alegría, millones de personas alabando la hazaña de su gobierno.

No voy a entrar en evaluar si es moralmente aceptable montar una fiesta nacional para celebrar la muerte de un ser humano (porque un ser humano es un ser humano, por muy hijo de la grandísima puta y asesino que sea).

Volviendo al tema: la administración Obama ha conseguido enterrar a Wikileaks, al menos temporalmente. Basta con ver los trending topics. Un movimiento inteligente. El problema es que, si lo pensamos, y aunque digan, que hay una prueba de ADN, no sabemos si es verdad. Lo único que se ha filtrado, y ni siquiera es material oficial, es una foto falsa hecha con una foto de Bin Laden y un señor bastante muerto. Así que, realmente, no hay pruebas de que este tipo de verdad esté muerto. Esto podría solucionarse en cuanto Estados Unidos deje a forenses externos y neutrales echarle un ojo a las pruebas o hacer nuevas pruebas para cotejar el ADN con el de su hermana.

Así que tenemos la supuesta muerte de un tipo en el mejor momento posible, pero pocas pruebas de la muerte y una importante intoxicación de noticias estadounidense que sólo repiten el mensaje "está muerto, en serio. No podemos enseñaros el cuerpo porque lo hemos tirado al mar, pero creednos". No digo que Bin Laden no esté muerto, ojo, que se lleva diciendo que está muerto desde hace años... así que vete a saber.

Pero además, Estados Unidos ha logrado algo más que tapar a Wikileaks. Asegurando que la información la han obtenido mediante testimonios obtenidos de prisioneros recluídos y torturados en Guantánamo, la administración Obama ha conseguido legitimar la existencia de una prisión que el propio presidente anunció que iba a cerrar en cuanto sentó su trasero en el despacho oval, promesa que ha cumplido. Me juego mi mano a que ahora todos los pundits de la ultraderecha norteamericana como Bill O'Reilly o Glenn Beck, y políticos afines a la ideología del Tea Party, por no hablar de tertulianos y opinadores que defendían la existencia del campo de prisioneros y lo que ahí ocurría, estarán vociferando delante de las cámaras "¡Os dije que necesitábamos Guantánamo!". La imagen que darán, estoy segurísimo, es que gracias a la tortura, el waterboarding y el secuestro ilegal han conseguido matar al enemigo público número 1 de EEUU, con lo cual está justificado. El fin justifica los medios.

Varios medios ya aseguran que la operación se planeó con el objetivo de matar al líder de Al Qaeda, que nunca hubo intención de capturarlo y someterlo a juicio, lo cual resulta bastante siniestro y totalmente en contra de cualquier código legal digno de llevar el título de código legal.

¿No parece demasiada casualidad que, después de 10 años, hayan conseguido acabar, precisamente en estos días, con el enemigo público número 1 de Estados Unidos? ¿No resulta extraño que hayan ido a matar y no a capturarle para someterlo a juicio? ¿No resulta escalofriante la celebración internacional de la muerte?

Chan chan...

Y ahora que hemos acabado con lo conspiranóico, hagamos una reflexión seria. Pongamos que Bin Laden ha muerto y que es todo fruto de la coincidencia, que puede perfectamente serlo...

Los artículos 5 a 11 de la Declaración Universal de los Derechos Humanos contemplan la protección jurídica de las personas. Estados Unidos se ha saltado todos y cada uno de estos puntos en dos casos bien conocidos gracias a los medios y que representan dos extremos de un hipotético espectro: por un lado, el enemigo público número 1 de Estados Unidos, Osama Bin Laden, ha muerto sin ser sometido a un juicio, negándole así un derecho fundamental. Por otro lado tenemos a un soldado estadounidense que amaba tanto a su país como para negarse a no actuar cuando sabía de tantas injusticias: Bradley Manning, al que se ha encarcelado sin cargos formales y se les está torturando sistemáticamente en una prisión militar estadounidense.

Curioso: Estados Unidos trata igual a su peor enemigo y a un leal soldado. ¿Hemos de suponer que tratan igual a todos los que están entre medias de ese espectro?

Lo dejo caer.

1 comentario:

  1. Pues yo no me creo nada, no creo que haya muerto ya que normalmente se hacen una serie de fotografias como se hizo con el cuerpo de al-Zarkawi en Irak, si joder les falto coger el cadaver y exponerlo en el Capitolio.

    El problema de USA es que los otros estados se lo permiten todo con el rollo ese del nuevo orden mundial, orden mundial que me lo paso por el ojal, no existe ningun peligro para el mundo, lo unico que existe es la mierda que han echado a su propio tejado la administración norteamericana y que nos ha salpicado al resto por su culpa.

    ResponderEliminar

...y ya veremos qué ocurre después.