21 ene. 2011

Los auténticos derechos

Hola a todos y disculpad por la ausencia. Estoy trabajando en un megaartículo muy extenso y eso lleva tiempo y research. Dicho esto, vamos al grano:

El repugnante tiburón sin sentimientos conocido como Alejandro Sanz escribió ayer en su twitter un artículo (mal escrito) en el que equiparaba los derechos de autor con los de los niños africanos a recibir medicación para, bueno, evitar morir. En Público lo cubren muy bien, y cuando digo que "lo cubren" me refiero a que le petan el culo pero bien.

"Más concretamente, el cantante compara el derecho que tienen que tener los menores con Sida en el continente africano a acceder a medicamentos, algo legítimo para ellos, con los derechos de autor de los creadores que, para él también son legítimos, asegurando que ambos deben ser protegidos.

"Demuestren que están a favor de los derechos.. De los derechos de los niños con Sida en África a tener medicación a su alcance. No me jodan con estupideces... Saben que los derechos de los creadores son legítimos...", asegura Sanz en su Twitter. "Y si después de todo esto todavía son capaces de poner en duda que una idea tiene que ser protegida entonces vengan conmigo a los pueblos de África y vean el talento y si no tienen huevos callense, cagones", asegura."


Por supuesto, esta bajeza moral, este sofisma indigno, ha recibido lo que se merece: un ejemplo de una persona mucho mejor que él, alguien que hace mucho más que él por el continente africano y no cobra royalties. Se trata del científico Lucas Sánchez. Copio algún extracto, el resto de la entrada la podéis leer aquí.

"Soy científico, investigador del Centro Nacional de Biotecnología y actualmente “Visiting Assistant in Research” en la Yale School of Medicine, en New Haven, Conneticcut.

Trabajo en el desarrollo de varias vacunas para el tercer mundo, aunque intento centrar mis esfuerzos en la Leishmaniasis, una enfermedad olvidada que mata e incapacita en África, Asia y Sudamérica. Sí, esos mismos sitios para los que, de vez en cuando, puedes montar una parranda benéfica.

Cuando consigo que mi trabajo funcione, tras muchísimas horas de laboratorio exponiéndome a múltiples riesgos para mi salud, intento publicar mis resultados. ¿Sabes lo que pasa cuando lo hago? Que la revista se queda con todos mis derechos de autor. CON TODOS. Si quiero, no sé, poner una figura de mi trabajo en algún otro formato, tengo que pedir permiso. Por mi figura. Por mi trabajo. Y te hablo de figuras en blanco y negro. En color no podemos pagarlas.

¿Sabes por qué? Porque PAGO POR PUBLICAR. Sí, en serio, lo hacemos. Mi laboratorio tiene que pagar para poder difundir los avances científicos que puedan curar a esos niños o a sus padres en el futuro. PAGO POR PUBLICAR y tengo que pedir permiso por mi figura, por mi trabajo.

Yo me he quejado y mucho de mi falta de derechos. De intentar defender lo que ahora, para mí, es más que un reconocido trabajo. Y también creo cosas.

La diferencia es que yo con un salario tengo. Y lucho por un salario digno. QUE ME PAGUEN POR MI TRABAJO. No creo que tenga sentido que me paguen tiempo después por mis logros. Te recuerdo que lo que yo quiero es una vacuna para el tercer mundo. Y pagar mis facturas. No quiero ningún rendimiento extra que no me merezco. No quiero derechos de autor, quiero que mis avances sigan derechos a conseguir su objetivo."



Rico, ¿eh? Y con fundamento. Os dejo, que voy a seguir currando en mis cosas y en el superartículo rollo I-hate-the-world a lo Spider Jerusalem que estoy preparando. Va a llevar un tiempo. Esto es para que sepáis que estoy vivo y para insultar a los amorales. Es lo que ocurre, Alejandro, la gente humilde tiende a ver a los ricos como gilipollas y a los ricos gilipollas como muy gilipollas.

Un saludo,

-Scaramouche-

2 comentarios:

  1. No sé porque siempre estamos con lo mismo, pero los científicos si que cobran por su trabajo (las patentes son copyrights) otra cosa es que ellos estén explotados y los cedan a sus empresas. Que luchen por ello, pero viene a ser lo mismo y con la misma legitimidad. Tú creas algo nuevo, que produce un beneficio previamente no calculable y por ello te pagan menos por el trabajo de lo que de verdad mereces, porque si tiene éxito tu sueldo se compensa con los derechos de autor... Lo que más molesta es que parece que todos los autores son Alejandro Sanz y millonarios, pero para muchos es un complemento necesario... Encima, parece que tenemos que dar las gracias porque el señor de seriesyonkies gane dinero con nuestro trabajo... ¡Qué daño nos hace gente como Alejandro Sanz!

    ResponderEliminar
  2. Aargh- Tengo que editar la entrada, que hay algunos fallos estilísiticos que pueden trae problemas.


    En cuanto llegue a casa

    ResponderEliminar

...y ya veremos qué ocurre después.