10 dic. 2010

Amazon echa a WikiLeaks de sus servidores... y luego pone a la venta los cables para Kindle

Ah, la avaricia del hombre blanco. En lo que posiblemente pase a tener un capítulo propio los anales (nada que ver con los DVDs que escondo bajo el somier) de los dick moves (sigue sin tener nada que ver con los DVDs) corporativos, Amazon muestra que la estupidez humana, combinada con la falta de vergüenza más absoluta, puede dar lugar a momentos de lo más entretenidos y, a la vez, desconcertantemente repugnantes.

Hace unos días, como se comentó aquí, Amazon echó de sus servidores a Wikileaks, en una decisión que ya despertó un montón de voces críticas que, entre otras cosas, le decían que si tenía tantos problemas con la Primera Enmienda, dejase de vender libros. Pero Amazon no tiene ningún tipo de problema con la libertad de expresión y prensas citadas en la archiconocida enmienda de la Constitución estadounidense.

Al menos no mientras el resultado de tal expresión sea un flujo de ricos dólares USA.

Resulta que Amazon, después de echar a WikiLeaks de sus servidores, ha decidido poner a la venta una edición para Kindle de los Cables de Wikileaks. Con dos cojones y un palito. El hombre blanco nos echa de nuestras tierras y luego las vende a otros hombres blancos. Como es posible que retiren el producto si tienen un poco de cabeza, he hecho unas capturas para que lo veáis vosotros mismos.



Curiosamente, las reviews de los usuarios se centran más en la extravagante moral de la compañía más que en el producto en si. No sé por qué, pero puestos a especular, creo yo (y esto es sólo una teoría) que es porque están mosqueados con el impresionante jerolo de Amazon, que parece que ha perdido unos cuantos clientes.

Image Hosted by ImageShack.us

Veamos qué tags le han puesto a este producto ¿“Fact” ?, ¿“Espionage”?, ¿“Journalism”? No:

Image Hosted by ImageShack.us

UN-FUCKING-BELIEVABLE. No compraré nada en Amazon. Y me alegro de no haberlo hecho hasta ahora.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

...y ya veremos qué ocurre después.