16 abr. 2010

Si Jane Austen levantara la cabeza...

ORGULLO Y PREJUICIO Y ZOMBIES (Seth Grahame-Smith)

La lectura de Orgullo y Prejuicio y Zombies ofrece al lector una serie de preguntas sin respuesta que perduran a lo largo de toda la novela, siendo la principal incógnita la cantidad y tipología de las drogas que consumen tanto el autor, Seth Grahame-Smith, como los responsables de la editorial. Yo les adjudico un nivel Tony Montana.

No sé cómo reaccionaría Jane Austen al saber que su Orgullo y Prejuicio, una de las novelas británicas más valoradas de todos los tiempos, ha sido invadida por hordas de no-muertos devoracerebros. Afortunadamente, Elizabeth Bennet está entrenada en múltiples disciplinas de combate ninja para sobrevivir a los continuos asedios de los enjendros pútridos y lograr así ganarse el corazón de Mr Darcy.

Sí, Elizabeth Bennet es una experta en ninjitsu. ¿Cómo si no va a sobrevivir a las hordas de zombies? El resultado es una novela descacharrantemente divertida que hace llorar de risa al lector.

No sé si existirá algo más cómico que escribir una novela de zombies victoriana respetando el estilo y la narrativa de Jane Austen -ahora, posiblemente convertida en un zombie ansiosa por comerse los sesos de Grahame-Smith.

Este redactor ha tenido que parar de leer varias veces para reírse a gusto y aplacar el hipo con las disparatadas y deliciosamente exageradas escenas de violencia sin adulterar a lo Brain Dead: tu madre se ha comido a mi perro, y al intento de desarrollar un romance en mitad de un ataque de muertos vivientes. Es precisamente en la locura de la combinación lo que es desternillante: intentar mantener la historia de amor y el lenguaje ornamentado en lo que es prácticamente una película de George Romero. Para muestra de hasta donde llega lo absurdo, Grahame-Smith ha parodiado la primera frase de la novela, posiblemente la más conocida de la literatura inglesa, convirtiendo "Es una verdad universalmente reconocida que todo hombre soltero, poseedor de una gran fortuna, necesita esposa" en "Es una verdad universalmente reconocida que un zombi con cerebro necesita más cerebros".

Y lo mejor de todo: el libro viene ilustrado con unas escenas que merecen que se inaugure un Museo del Humor Negro para tenerlas en exposición permanente. Mi favorita es una en la que las hermanas Bennett están decapitando zombies con una espada en la mano derecha y con la otra se sujetan las faldas del vestido.

El éxito de las novelas ha sido tal que ha espoleado la locura de la editorial lo suficiente para publicar Sentido y Sensibilidad y Monstruos Marinos, de otro autor. En cuanto a Seth Grahame-Smith, se pasó al ensayo histórico y tras una exhaustiva investigación publicó su obra cumbre hasta la fecha: Abraham Lincoln Cazavampiros. Y en Internet se rumorea que Natalie Portman va a producir y protagonizar la versión en celuloide de Orgullo y Prejuicio y Zombies. Si esto último se confirma pienso ir al estreno.

Si a estas alturas y después de leer todo lo que he escrito sobre el libro, querido lector, no sabes lo que voy a decir, debes de ser un zombie. Corre hacia la librería más cercana y compra un ejemplar de la novela que empezó el género de la comedia romántica grindhouse, cómo acabo de bautizarlo.

Publicado en Lasemana.es

No hay comentarios:

Publicar un comentario

...y ya veremos qué ocurre después.