14 abr. 2010

La obra de un visionario

Yo, Robot - Isaac Asimov

Decir que Isaac Asimov era un escritor de ciencia ficción es como decir que Internet es un montón de cables kilométricos que conectan varios ordenadores: una definición tan corta y técnica que se puede calificar de errónea. Asimov, a parte de un escritor sin par y un científico apasionado con su trabajo, era un Visionario, con mayúscula al principio, sin cuya obra gran parte de la tecnología y del pensamiento científico de ciertas áreas no sería como es ahora, o simplemente no sería.

Literariamente, Asimov construyó canon y norma en el género de ciencia ficción. ¿Obras basadas en ciencia real? Hecho. ¿Largas sagas? Hecho. ¿Interconectadas entre sí? Hecho, gracias al personaje de Daneel Olivaw. ¿Moraleja sobre los peligros de la ciencia y también sus virtudes? Oh, desde luego. Todo ello construido con un estilo ágil y bello en las partes necesarias, casi científico.

¿Y la parte de visionario? En una entrevista concedida a Televisión Española en 1982, Asimov aseguraba que aquel que en el año 2000 no supiera manejar un ordenador, sería un analfabeto. Ciertamente, ¿no ha facilitado Internet y los ordenadores tanto nuestras vidas como para hacerse imprescindible manejarlos a cierto nivel? El escritor, bielorruso de nacimiento y más tarde nacionalizado estadounidense, tenía la manía de acertar en sus predicciones...

Continuar leyendo en Lasemana.es

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

...y ya veremos qué ocurre después.