5 oct. 2009

Vuelta a la calle Morgue

Cuentos - Edgar Allan Poe.

Casi podemos atribuir a Poe la invención de dos géneros modernos: el terror y la novela negra, además de poner su granito de arena para lo que sería la base de la primera era de la ciencia-ficción.

En sus relatos, Poe mezcló los géneros de terror y policíaco cuando ambos casi ni existían. Fueron sus discípulos los que se encargaron de separarlos. Conan Doyle creó a Sherlok Holmes y lo convirtió en el detective más famoso del mundo. Pero seguramente, si Holmes no hubiera aprendido de C. Auguste Dupin, el detective de Poe que desentrañó el misterio de los crímenes de la Calle Morgue, el personaje inglés no hubiera sido capaz de resolver tantos casos ni siquiera con la ayuda de Watson. Por otro lado, una generación después, Lovecraft bebería de los relatos de terror del norteamericano y le daría un giro materialista, cambiando a los fantasmas por Cthulhu, y resucitando el relato corto, esta vez en las llamadas revistas pulp, famosas durante los años 20 en Estados Unidos.

A pesar de manejar con bastante soltura la poesía, fue el género del cuento el que hizo popular a Poe y le aseguró su lugar predilecto en la literatura. Si bien sus bisnietos literarios, Stephen King, Robert Silverberg y J.R Lansdale, George Simenon, decidieron que tan pocas páginas no eran suficientes y establecieron la novela como soporte mayoritario, la obra de Poe es imprescindible para cualquier amante de la literatura de terror, del relato corto o del lenguaje preciosista, casi barroco, con las que el autor confeccionaba sus historias.

La editorial Debolsillo ha editado una nueva compilación de los famosos relatos de Poe de sobra conocidos por todos en un gran volumen de 784 páginas a un precio muy asequible. Debería ser una compra obligatoria para aquellos que todavía no conozcan una obra que no envejece ni se queda pasada de moda nunca o para aquellos que quieran iniciarse en la literatura de terror. Sin embargo, no aportará nada nuevo a aquellos que ya conozcan la obra del escritor norteamericano que en una lúgubre medianoche, absorto en tristes reflexiones, convirtió al cuervo en un animal siniestro e inquietante.


Publicado en Lasemana.es

No hay comentarios:

Publicar un comentario

...y ya veremos qué ocurre después.