7 may. 2009

Las humildes moradas de una sociedad sin ánimo de lucro (I)

El martes comenté en este blog que la SGAE había alcanzado un nuevo nivel de villanía cuando cobró el 10% de los beneficios de un concierto benéfico destinado a recaudar dinero para curar la enfermedad de Juanma, un niño con una rarísima y letal enfermedad. Horas después, me alegré al saber que la SGAE había rectificado y que (textualmente, al loro)"harán una aportación voluntaria" de 5.629 euros. Pero, todos sómos humanos y, como tales, nos equivocamos. Yo me equivoqué al pensar que la SGAE tenía corazón.



FUENTE: ABC.

Para una sociedad sin ánimo de lucro, parece que la componen familiares del Tío Gilito, tan avariciosos como él, y también tan patosos (chiste fácil), como para pedir pasta a una familia que intenta salvar a su hijo. Ni el sheriff de Nottingham. Hay que decir en su defensa que, seguramente, no tienen tiempo para devolver el dinero a la familia de Juanma porque tienen proyectos más anchos de miras en mente:



FUENTE: Ecodiario.

Una asociación que estuviera íntimamente relacionada con los artistas, y que de verdad quisiera representar sus intereses, no intentaría cobrar derechos de autor en un concierto en el que los que actuaron renunciaron a cobrar. Seamos sensatos: la SGAE se preocupa por la SGAE. Prueba de ello: sus relaciones con el poder y su oscura contabilidad. Veréis, hace unos meses leí esta noticia:



FUENTE: Internautas.org.

Me dio por buscar una imagen de la chocilla en cuestión. Aquí la tenéis:



Se ve claramente que es una humilde edificación. Qué digo, ¿edificación? Casi se podría decir que es una caseta o una pequeña chabolilla. La modestia rezuma por cada uno de los lados, un edificio acorde con los egos de los que "representan" a los artistas.

Tal como podemos leer en la noticia o en la página del Ayuntamiento de Boadilla, el Palacio del Infante don Luis se trata de una joyita del Siglo XVII diseñada por el arquitecto Ventura Rodríguez.

Un palacio del puto Siglo de Oro, lo admito, no parece muy adecuado para la actividad de una "sociedad sin ánimo de lucro". Creo que se ajusta más al concepto "megalomanía enfermiza" o "lujo incómodo pero vistoso". A lo mejor han creído que el hecho de tener edificios bonitos en tu patrimonio convierte automáticamente tu entidad en algo respetado.

O a lo mejor pretenden especular. No sería descabellado pensar algo así, al fin y al cabo, la sociedad tiene unas cuantas ramas que se convierten en peligrosos tentáculos si se miran de cerca. Y nadie les ha echado el ojo a sus cuentas en diez años, así que a saber la mierda que puede haber ahí.

Y no es la única propiedad que podría resultar desacorde con una sociedad sin ánimo de lucro. Tienen en su haber propiedades inmobiliarias de todas las naturalezas. Desde gigantescas monstruosidades de piedra hasta edificios más modestos, pero situados en lugares privilegiados.

Periódicamente, iré publicando en este blog reportajes sobre algunas de las propiedades más insultantemente valiosas de la entidad favorita de los españoles.

Seguid conectados.

5 comentarios:

  1. Ostias, pobrecillos los de la SGAE, si necesitan más espacio, podria disponer de mi humilde trastero, para guardar ahi las bolsas de basura, como hacia Julian Muñoz

    ResponderEliminar
  2. Pues no estoy muy de acuerdo en algunas cosas.

    Primero: la SGAE no ha dicho nunca que "perdonase" los derechos de autor. Dijo que los "donaría". Es decir, los cobra, y luego los dona. Se puede acusar a la SGAE de lo que se quiera, pero pretender que adelante el dinero me parecen ganas de ahondar en el linchamiento. Es más, no creo que tengan opción de "perdonar" ese cobro por su propia cuenta; están al servicio de sus asociados. Si yo pago a la SGAE para que recaude y gestione mis derechos de autor, y me entero de que porque les ha dado la gana han decidido no cobrar 5.000 pavos... por mucho que el fin sea loable, no sé si tienen derecho a hacerlo.

    Segundo: eso de que no se pueden cobrar derechos de autor en un concierto en el que "los artistas no cobran" también es un error. El que no cobró fue Bisbal (cantante, que por cierto, cobró en forma de promoción, no nos engañemos). Los autores de las canciones nunca dijeron que renunciaran a los derechos de autor. Lo que decida Bisbal es estupendo, pero sólo es estupendo para Bisbal. Los que imprimieron las entradas o hicieron cualquier otra cosa no sé si cobraron o no, pero si trabajaron gratis, no creo que la decisión pueda ser de Bisbal, sino sólo de cada uno de ellos.

    Con esto no quiero decir más que lo que he dicho. No supongáis nada que no haya dicho, please.

    ResponderEliminar
  3. Hola, Guti.

    He de decir que tu punto de vista se entiende, pero también hay gente en la SGAE que piensa como yo: hay cosas que no se deberían ni pensar en cobrar.

    http://www.larazon.es/noticia/la-cupula-de-sgae-pide-a-bautista-un-cambio-de-rumbo

    Y no me refiero sólo a este caso en particular. Cobrar por conciertos benéficos cuando los artistas han renunciado a cobrar sólo te puede dar una imagen corporativa pésima.

    ResponderEliminar
  4. Ups, parece que han eliminado la noticia de La Razón.

    He encontrado la misma historia en Público:

    http://www.publico.es/dinero/019184/brazo/recaudador/sgae/rebela

    ResponderEliminar
  5. Yo tengo un amigo Director y tambien paga a la SGAE y esta hasta los cojones de ella y de los otros tipos de asociaciones que solo buscan lucrarse por el trabajo ajeno.

    La verdad, Guti, ¿no te parece exagerado que una asociacion como la SGAE SIN ANIMO DE LUCRO pueda tener taaantos bienes materiales si se supone que donan absolutamente TODO lo que los artistas (incluidos los pobrecillos que empiezan y se encuentran de golpe y porrazo con una asociacion o compañia que les quita el poco dinero que tienen, para donarlo a saber cual causa y/o proyecto)?
    Mira, yo posiblemente algun dia tambien tenga que lidiar con esta panda de buitres... y me va a tocar mucho los cojones que cada vez que cree YO algo, ellos se lucren, por que si, sin justificacion lógica (si demostraran donde va a ese dinero, y encima supusiera una GRAN ayuda a los artistas... me callaria y dejaria de opinar al respecto.

    ResponderEliminar

...y ya veremos qué ocurre después.