11 abr. 2009

González-Sinde: de la sartén a las brasas

¿Creíais que iba a dejar pasar la oportunidad de comentar la elección de un nuevo ministro de cultura (en este caso, una nueva ministra)? Claro que no. Durante los días que han transcurrido desde su nombramiento he estado recopilando información sobre la susodicha.

Un diagnóstico y advertencia al estilo Bill O'Reilly antes de empezar a desgranar lo que los medios y la red han dicho hasta ahora sobre esta mujer: el Gobierno actual acaba de posicionarse definitivamente en contra de la lógica y el avance tecnológico, en contra de las redes de pares, y a favor del monopolio de una industria obsoleta. No voy a votar al PSOE en las próximas elecciones si no ponen a alguien que no sea un talibán analfabeto en la cartera de Cultura.

Bien, empecemos. Zapatero anunció en una rueda de prensa la tarde del día 7 de abril quiénes formarían el nuevo Gobierno. Entre los nuevos ministros estaba nuestra querida Ángeles Gonzalez-Sinde, como nueva ministra de Cultura. Esto fue el día 7 por la tarde. Ese mismo día, minutos después, la Red ebullía por la indignada y furibunda reacción de los internautas.

Enrique Dans en su blog, aseguraba que el nombramiento de González-Sinde era como nombrar "a un miembro del Ku Klux Klan o a un talibán ministro de Igualdad" y la califica de "radical, retrógrada e incapaz de entender la Red". Y lo cierto es que la aparente hipérbole de Dans no parece tal si echamos un ojo a algunas de sus aportaciones "en favor de la Cultura" de la pasada gala de los Goya.

"Tenemos que seguir peleando para que las descargas ilegales no nos hagan desaparecer, para que nuestros administradores comprendan que en el negocio de la Red no pueden ganar sólo las operadoras de ADSL, mientras quienes proporcionamos los contenidos, perdemos".


Sí, esta señora es una de esas personas ignorantes que llama ilegal a lo que no es ilegal. Esta afirmación viene precedida por otros grandes éxitos como "El canon son sólo unos céntimos y no compensa la piratería" o "¿Para qué necesitamos todos una línea de ADSL de no sé cuanto gigas? ¿Para mandar e-mails?"



Por si esto no fuera poco, un dato vital corrobora la intuición de los internautas: a la SGAE le parece "un nombramiento excelente" el de González-Sinde. Era de esperar si la señora es una fundamentalista de la lucha contra la mal llamada piratería, y esto era de esperar, viniendo de donde viene.

Pero sigamos con las reacciones en la red. A parte de demoledores artículos de Julio Alonso (con banner reivindicativo y todo), la Asociación de Internautas, centernares de blogs y miriadas de comentarios, el mismo día el grupo de Facebook "Sinde, pírate" ya tenía unos 6.000 miembros, que en la actualidad son más de 14.000. En cuatro días, amigos. Eso es hacer amigos.

Y lo más triste de todo es que, mientras unos van para alante, como Francia, que ha dicho no a la Ley HADOPI o Australia, que está construyendo una red de fibra óptica para que el 90% de la población pueda tener Internet a 100 megas, a los internautas nos abofetean con esta ignorante, retrógrada, anticuada, radical. Una mujer con unas ideas que insultan la inteligencia de los que navegan por la Red, una señora incapaz de desempeñar un trabajo en la dirección correcta.

Sinde, pírate.

1 comentario:

  1. No tenia conocimiento de este acontecimiento. La verdad es que España, podra ser todo lo buena que sea, pero en algunas cuestiones, realmente si que estamos atrasados.Pero bueno... algunas cosas buenas tendremos que tener

    ResponderEliminar

...y ya veremos qué ocurre después.