13 ago. 2008

La gran comedia del Cáucaso

Érase una vez un país llamado Georgia que tenía una descomunal hemorroide separatista llamada Osetia del Sur. Un día, los georgianos, avezados ya en eso de pasarse por la piedra a los osetios secesionistas, decidieron hacerlo one more time. La diferencia es que, en esta ocasión, no contaban con el apoyo de su gran aliado, los yunaited esteits of américa, EEUU.

Érase otro país, enemigo de Estados Unidos, donde la democracia no acababa de llegar del todo y donde un hijo de Putin gobernaba siguiendo las órdenes de su padre. Este país era conocido como Rusia y todo lo que le venía mal a EEUU le venía bien a esta enorme nación y viceversa. Así que como le jodieron bastante apoyando la independencia de Kósovo, y esa espinita no se quita fácilmente, decidieron apoyar la secesión de Osetia. An eye for an eye.

Entonces, el ataque Georgiano se produjo y el primo cachas de Osetia le puso la cara como un mapa a los primeros invasores, que fueron los Georgianos. También érase un presidente llorica que tiene el valor de atacar una región controlada por guerrillas pero cuando le superan ampliamente el número y le invaden a él, pasa del deber moral de defender su país y declara un alto el fuego unilateral. Os explico por qué esto es una cobardía: cuando te rindes, se declara un alto el fuego por las dos partes y este tipo de rendición es aceptable, te asegura que estás a salvo. Si tu intentas rendirte y el otro te dice que te va a pasar por la piedra tanto si te rindes como si no, no declaras un alto el fuego unilateral, sino que mantienes las posiciones de tus tropas, aunque tengas todas las de palmar. Porque así, por lo menos, no das la sensación a los civiles de que no les puedes proteger. Porque así no pareces un avestruz escondiendo la cabeza en la tierra. Y si ahora la cosa está jodida, no haber tirado la primera piedra...

Bueno, disculpad la interrupción, continúo con la historia. Ejem:

Y entonces, comenzó un gran concurso para ver quién era el más hipócrita. Los concursantes hicieron todo lo posible:

Rusia apoyó la secesión de Osetia del Sur después de no apoyar la de Kosovo, por no hablar del curriculum de la URSS de aplastar con orugas mecánicas cualquier aspiración de salir de la Unión.

Estados Unidos tuvo la indecencia de criticar de criticar a un país por intervenir militarmente en otro. Repito: CRITICÓ A UN PAÍS POR INTERVENIR MILITARMENTE FUERA DE SU TERRITORIO. La cara de su presidente no se cayó de vergüenza cuando dijo: "Rusia ha invadido a un país soberano y ha amenazado a un vecino. Eso es inaceptable en el siglo XXI".

Los países occidentales que se opusieron a la independencia de Kósovo, esta vez les faltó tiempo para enarbolar el blasón de la unidad nacional de Georgia.

Los georgianos intentaron hacer creer que los malvados rusos invadieron a un pobre e indefenso país en un momento en que el mundo miraba a Pekín, cuando fueron ellos los que empezaron el ataque militar en otra región más indefensa, también cuando el mundo miraba a Pekín.

Los concursantes eran tan buenos que los jueces no pudieron premiar a ninguno sobre otro, así que dieron a todos los que habían participado una medalla de oro a la hipocresía.

¿Y por qué se montó este gran enredo? ¿Aspiraciones nacionales que a veces valen y a veces no? ¿Defensa de las etnias frente a defensa de la nación? ¿Pacificación de zonas conflictivas o libertad de las minorías? El problema parece mucho más sencillo.

Veréis: érase una vez un oleoducto llamado Bakú-Tbilisi-Ceyhan (BTC) que pasaba por Georgia, un país, como he dicho antes, aliado de Estados Unidos. Este oleoducto estaba fuera de control de Rusia, la potencia rival. Érase que los rusos pensaron que era buen momento para liberar a Osetia del Sur de la opresión Georgiana y que ellos, a lo mejor, en agradecimiento, les dejaban parte o la totalidad del control de los oleoductos, con lo que podrían presionar más a occidente cada vez que quisieran algo.

Érase, por otro lado, un mundo occidental que jamás se preocupó por los más de 4.000 civiles muertos que van en esta guerra. En la puta vida se preocuparon por otra cosa que el control de las fuentes energéticas, por el dinero, vaya.



Érase la gran y macabra comedia del Cáucaso, que parece una pelea por ideales, pero la verdadera pugna son los materiales. ¿Acaso importa algo más?

Un saludo,

-Scaramouche-

5 comentarios:

  1. Me ha encantado tu forma de contarlo, si lo de escribir libros o cuentos se te da que ni pintaoo!

    Un besico
    Tude.

    ResponderEliminar
  2. Dioss Carlos cómo te pasas...que ha muerto gente por ahí.

    ResponderEliminar
  3. Gracias, Tude. Hacía tiempo que no comentabas por aquí.

    ResponderEliminar
  4. Los Estados Unidos es la cosa mas falsa que ha pasado en 200 años por la Tierra, no me jodas, tienen las narices de decir eso cuando han invadido Irak y Afganistán, además de tener un sistema de control sobre islas del Pacifico y del Caribe. Es que les petaba con una (o varias) bomba atómica para que se callen. Después dicen que la OTAN y la ONU son buenas organizaciones, pero si lo único que hacen es recoger dinero y arrascarse la polla.

    Además, solo hay que saber quien cojones financiaban a los chechenos, pues los ucranianos y los georgianos, imagínate(ros) que el gobierno español se entera que Portugal financia a ETA, ¿Qué crees que vamos a hacer? Perdonarles por que somos bondadosos o meterle un sustito por gentuza, aquí es lo mismo. De todas formas, no me creo la teoría del oleoducto famoso, ¿Cuánta cantidad de recursos puede tener un oleoducto procedente de Azerbaiyán en comparación con el volumen de barriles de Rusia? No llega ni aun 1 %, seria ilógico atacar para eso.

    Lo que pasa que es un conflicto que tiene ya mucho años y huele que Irak ya es un rollo y Afganistán otro coñazo y las audiencias occidentales lo magnifican por 1000 para aumentar su capital, esos si que se aprovechan. Pero lo que tampoco no dicen es que Georgia exporta e importa todo de los “malvados rusos”. Que vuelvan los tiempos de Shevardnadze veras como ni un solo georgiano tendrá que coger un arma por culpa de la locura de Mijeil, y es que encima tiene nombre ruso.

    Para que veas, dejas a un dirigente “popular” que no ha estudiado nunca en Georgia y forma la de “San Quintin”.

    Y Kosovo, mezclando cosas no se llega a nada, tan siquiera España los reconoce, lo va a reconocer Rusia, de todas formas son los georgianos quien han roto un pacto internacional de 1992.

    Es que se me sube la tensión con estos temas, perdona.

    ResponderEliminar
  5. La verdad es que tuve que leer dos veces las declaraciones de Bush para creerlas... aún me producen risa...

    ¿Edvard Shevardnadze no tuvo que salir por patas de Georgia cuando la gente se metió en el parlamento y la lió parda?

    ResponderEliminar

...y ya veremos qué ocurre después.