6 ago. 2008

Chinches sadomasoquistas y moscas travestis

El lunes se publicó mi super-mega-entrevista al biólogo Ambrosio García Leal, biólogo y autor de El sexo de las lagartijas, un ensayo muy interesante sobre reproducción sexual y evolución... ¿cómo? ¿que no comprasteis Público aquel día? Pero bueno, en qué narices estáis pensando vosotros? Os la voy a dejar aquí en formato digital y que no vuelva a pasar... por cierto, el que los subió a internet el domingo no puso las cursivas... en fin.

La entrevista quedó bastante bien, creo, a pesar de lo que comentan algunos infelices en la web. Pero el espacio en papel cercenó lo que sin duda era lo mejor de la entrevista: los chinches sado y las moscas travelo. Para que semejante obra de arte periodística no se sumerga en los anales del olvido, posteo aquí la pregunta que no apareció, el director's cut. Ojo.

P:En tu libro citas a una especie de chinches de agua, los zapateros, que tienen una práctica parecida al sadomasoquismo cuando copulan, algo curioso entre los animales. ¿Existen otro tipo de prácticas curiosas entre animales, que recuerde a los humanos?

R:Bueno, está la mosca escorpión. Los machos tienen un montón de tácticas. La habitual es que el macho le ofrece a la hembra un insecto que ha cazado como un regalo. Si no encuentra nada, él mismo segrega una bola de saliva gelatinosa que se solidifica y se lo regala como si fuera una especie de merengue. Y si no puede hacer nada de esto, lo que hace es que imita los ademanes de una hembra, atrae a un macho con regalo y se lo roba. Es un caso de “travestismo contextual”. Y luego, si esto tampoco funciona, entonces, sí que intentan forzar a una hembra que pase volando. También existe el travestismo en especies de peces, insectos e incluso en algunos carneros, hay algunos machos sin cuernos que viven infiltrados en las manadas de hembras y las engañan. Claro que el objetivo de este travestismo es totalmente diferente al de los humanos, donde el objetivo es seducir al macho. En el caso de los animales son unos travestis con unos objetivos bastante claros. Pasa lo mismo con la homosexualidad, que se quiere interpretar como análogo a la homosexualidad humana y no es así.


Bueno, amigos. Eso es todo. Las vacaciones de Capa y Espada están cerca (viendo que me han abandonado todos los blogueros en verano, pues yo no me voy a molestar), seguramente comiencen cuando lo haga el blog de los becarios que comentaba en el post anterior. Antes de irme pondré el enlace bien gordo para que lo veáis aquí.

Un saludo

-Scaramouche-

2 comentarios:

  1. No acabo de imaginarme chinches con fustas y antifaces, ni moscas como Amor de Gran Hermano, pero confío en tu instinto periodístico.

    ResponderEliminar
  2. Mmmmm ha descubierto un mundo, estos cientificos. Por cierto, especificamente el termino "travestismo contextual" que coño significa. Es que mi intelecto no llega a tanto. Ilustranos.

    ResponderEliminar

...y ya veremos qué ocurre después.