23 jul. 2008

Ensalada de castañas (I)

Una sección que me encanta del periódico donde trabajo es Carta con Respuesta, que consiste básicamente en seleccionar una carta de las que llegan al diario y hacer que Rafael Reig conteste con una ensalada de hostias bien servida. Zas, en toda la boca. El ejemplo de hoy me gusta y, además, está relacionado con uno de los temas de este blog, la lengua.

Esta es la carta que recibió el diario de parte de un señor de Elche.

No quisiera entrar en debates ideológicos: una cosa es que el periódico haga gala de su faceta republicana en cada escrito que publica, pero eso no tiene que ser compatible con pegar patadas al diccionario. Y más concretamente a las normas ortográficas de la RAE. Me he fijado en que siempre que se nombra a Juan Carlos I como Rey, se hace en minúscula: “El rey visita a un Adolfo…”. En cambio, cuando se habla de cualquier otro monarca sí que se sigue la normativa: “El Rey de Bélgica rechaza la dimisión del ministro”. Una cosa es ser republicano y otra no tener un diccionario en la redacción. Seamos coherentes. Si se debe escribir en mayúsculas porque hace la función de pronombre, escribámoslo. Prediquemos la democracia, no la incultura.

Y aquí, la ensaladita de Rafael Reig.

¡Qué atrevida es la ignorancia! Ante mí tengo la Ortografía de la lengua española, de la Real Academia Española (Espasa, 1999) y me he tomado la molestia de mirarla (cosa que usted sin duda no ha hecho). En la página 39 encontrará que el uso expresivo de la mayúscula se consiente en “cargos y nombres de dignidad”. Si bien “se escribirán siempre con minúsculas cuando acompañen al nombre propio de la persona o del lugar al que corresponden”, la Academia admite que “pueden escribirse con mayúscula cuando no aparece expreso el nombre propio”. Pueden: no deben. ¿Lo entiende? No es en absoluto una norma ortográfica: si usted quiere escribir rey con mayúscula, puede hacerlo; si a mí no me da la gana, es correcto. “El Rey de Bélgica” (que nunca apareció así en nuestro periódico), aunque usted no lo sepa, en cambio, es incorrecto, pues está expreso el nombre propio del lugar.

Constata también la Academia que “es costumbre particular de las leyes, decretos y documentos oficiales escribir con mayúscula las palabras de este tipo”. Pero advierte con claridad que “en ningún caso deben extenderse estos empleos de intención expresiva de mayúsculas o minúsculas a otros tipos de escritos”. El diccionario (que también está en la Redacción) nada dice (por supuesto) de esto. En cuanto a su descabellada conjetura de que una palabra que “hace la función de pronombre”, debe ir en mayúscula… perdone que me ría. Ni mi hija, de nueve años, escribe tan mal como para poner: “Me dijo que Ella era buena”. No encuentro ninguna norma ortográfica que obligue escribir rey con mayúscula. Se puede hacer con intención expresiva, si alguien quiere (no es mi caso). Si usted ha encontrado tal norma, dígame dónde, por favor.

Siento decirlo, pero no creo que usted haya consultado nada para escribir su carta. Escribe de oídas y con tanta desfachatez que cita autoridades que no se ha tomado la molestia de mirar. Espero (por su bien) que no piense también de oídas.


Y que vuelva.

Un saludo,

-Scaramouche-

2 comentarios:

  1. Zas in all his mouth!!!! XDDD

    Me la toca si esta mal dicho lo que acabo de decir, sabéis todo lo que quiero decir.

    Un saludo

    ResponderEliminar
  2. Si es que hay que documentarse bien antes de replicar, o ante la mas mínima duda poner "al menos eso creo", que luego pasa lo que pasa.
    La lástima es que no se tratase de un tema mas relevante en vez de una simple duda ortográfica, así el golpe hubiera dolido mas.

    Un saludo

    ResponderEliminar

...y ya veremos qué ocurre después.