1 jul. 2008

El nuevo becario de Ignacio Escolar

Yo. Sí, amigos, desde hoy soy el nuevo becario de la sección Ciencia del diario Público. Recibo por mi trabajo un espectacular salario de 300 eurazos brutos y disfruto de un cómodo horario, de 11:00 a 21:00.

Sí, al final he aceptado el trabajo. Había llegado allí para decir que no pero la redacción y el ambiente periodístico te embruja. Cuando más adelante te explican el horario de trabajo y lo que tienes que hacer te acojonas vivo, que es como estoy yo ahora.

No sé si aguantaré los tres meses de la beca. A cambio de esto, renuncio a mi vida social a diario, al buen humor y a mi tiempo de dispersión, y también a actualizar con cierta frecuencia este blog, que ya sufría cierto abandono. Lo cambio todo por tensión y estrés en dosis nada sanas. Pero al fin y al cabo, ésta es la vida que he elegido. Ni siquiera ahora estoy convencido de haber tomado la decisión correcta...

Pero bueno, nuestra vida se fundamenta en decisiones y renuncias. No sabéis qué profundo ha sido el vértigo al notar que esto, o algo parecido es lo que tendré dentro de un año, cuando acabe la carrera. Y es mucho peor pensar que ese cambio irá acompañado de despedidas y fin de ciertas cosas maravillosas...

Dios, me hago viejo. O maduro. O yo qué sé. ¿Es ésta la vida que quiero?

Actualizaré esto cuando tenga tiempo. Disculpad lo parco que estoy en palabras ahora, pero en mi primer día he estado más de diez horas en la redacción...

...sin embargo, no he notado lo agotado que estaba hasta que no he salido de ella.

Un saludo,

-Scaramouche-

2 comentarios:

  1. Anónimo2/7/08 17:17

    Hola Carlitos! ya veo que al final te has decidido por el mundo laboral. Bienvenido!
    Yo llevo dos días de curro y ayer ya me mandaron a la Expo para una rueda de prensa Yujuu, por cierto, da asco la Expo. Un besico, hablamos.

    Tude.

    ResponderEliminar
  2. Hola, Tude. Ya ves... pero te puedo decir que, a pesar de lo que dice este artículo, de ese acojone inicial... ¡ESTO ES UN SUBIDÓN!

    ResponderEliminar

...y ya veremos qué ocurre después.