9 mar. 2008

Jornada electoral

Bueno, bueno, bueno. Son las 15:45 cuando empiezo a escribir esta nueva entrada y, según los sondeos, la participación de estas elecciones anda por el 40%, cosa que, en nuestro país, es una participación alta. Manda huevos. Yo ya he cumplido con mi compromiso democrático (para mí lo es) y he depositado mi voto esta mañana con toda la familia. Qué bonito.

Son las primeras generales que vota un servidor. Hubiera votado las de hace cuatro años si hubieran sido dos meses más tarde, pero no fue así. Me he encontrado con una sorpresa a la hora de votar a los parásitos del senado. Un reto que consistía en meter una papeleta de 30 por 60 centímetros en un sobre de 11 por 16. No es coña, es algo difícil. Uno de mis familiares ha soltado varios improperios, pero finalmente, lo hemos conseguido con paciencia y metiendo el voto a hostias en la urna, para qué engañarnos.

Y luego, mi parte favorita: recopilación de papeletas de los partidos. Una pena que no se presentara el Partido Cannabis, pero su ausencia ha estado suplida por algunos como Por Un Mundo Más Justo, Ciudadanos En Blanco y el Partido de los No-Fumadores. A destacar: la horda de partidos ultraderechistas rancios: Falange Auténtica (por cierto, he pillado a una vecina votando a estos), España 2000, Frente Español, Partido Familia y Vida, Democracia Nacional…

Por supuesto, los políticos ya se han hecho la foto de rigor metiendo su voto en la urna. También ha sido tristemente célebre la hija de Isaías Carrasco, la última víctima de ETA, muerto por la sinrazón y la barbarie, deprisa y corriendo para que los terroristas dieran la nota de alguna manera. La chica pidió a los españoles que votaran, y lo entiendo. Al fin y al cabo, la mejor arma contra el gatillo, es la urna. Federico Jiménez Losantos ha sido de lo más moderado, comedido y noble en unas interesantes líneas escritas en su blog sobre el suceso, en las que no ha vuelto a utilizar el terrorismo de manera electoralista. Copio y pego

“La entrecortada y llorada, aunque leída y archicocinada alocución de una hija del último asesinado por ETA tenía una sola pero trascendental función política: absolver al PSOE en los telediarios del pecado mortal y criminal de tratar como si fuera un político más al pistolero que ha matado al padre de la muchacha. Seguramente, la manipulación ha sido eficaz: la identificación con la última víctima del terrorismo era automática, y la empatía con las huérfanas y la viuda alejaba o difería cualquier reflexión racional sobre la auténtica razón del crimen, que es que la ETA va a seguir negociando con el PSOE, golpe a golpe y muerto a muerto, porque el PSOE así lo quiere. Y habrá más muertos, más viudas, más huérfanos, y los zetapés, pachis y eguigúrenes seguirán demostrando que la capacidad para hacer el mal contenida en esas siglas es virtualmente ilimitada.”

No te confundas, Fede. La chica no es una agente del PSOE con la misión de desprestigiar al PP. A lo mejor la chica está un poco molesta con el partido de Rajoy por estos cuatro añitos de… mhhh… “tensa” oposición. Y no digamos lo que te debe de querer a tí.

En fin. Veremos como acaba la campaña. Todo apunta a que el señor Pío García Escudero no va a ser muy afortunado en sus previsiones cuando dijo esto de “el próximo presidente del Gobierno está en esta sala” delante de Rajoy, en la presentación del libro Si yo fuera presidente, a la que fui invitado (ejem, flowers).

No todo han sido anécdotas divertidas. Alguien ha perdido un par de votantes a última hora (extraído de Elmundo.es):

"Las notas más dolorosas tuvieron lugar en sendos colegios electorales de Madrid y Valencia, donde una mujer de 89 años falleció por parada cardiorrespiratoria cuando estaba esperando su turno para votar, y un hombre de 77 años sufría un ataque cardíaco que le provocó la muerte."

No quiero pensar en la cara que puso el vecino al que le tocaba mesa. "Joder, lo que faltaba. Con las ganas que tengo de irme a casa...". En fin, seguiré pegado a los sondeos durante todo el día. Con la nota de humor negro me despido.

Un saludo,

-Scaramouche-

No hay comentarios:

Publicar un comentario

...y ya veremos qué ocurre después.