30 mar. 2008

¿El camino del elegido? ¡MECHA-SMITH!

Habiendo contagiado la fiebre Vorkosigan al señor Llarena, conocido como Nobel, he empezado con El juego de Ender, de Orson Scott Card. Llevo demasiadas pocas páginas como para tener una opinión del libro, pero de momento me gusta y su lectura es ágil y sencilla, y adictivamente misteriosa, al menos de momento.

Y entre libro y libro, ninguno de ellos pertenecientes al grupo “lectura obligatoria de la universidad”, me ha dado tiempo a desengancharme un poco de los videojuegos. Parte de esto es por culpa de The Matrix: Path of Neo, un título que cogí de segunda mano hace poco. El juego está entretenido y estaría bien si no fuera porque golpea, viola y destruye todo el argumento de las pelis. Así, cuando juegas ves como la pelea con Seraph de Matrix: Reloaded, que es un pequeño intercambio de golpes, se convierte aquí en una pelea en Chinatown sobre estacas que se van quemando lentamente, con posturitas de Kung-Fu. También ves como Neo no sólo tiene que huir cuando se enfrenta a los cientos de Smith en la misma peli, sino que los derrota derribando edificios sobre ellos. Muy rico. Así constantemente.

Pero lo más heavy de todo es el final. Aquí lo tenéis en dos vídeos. Veamos el primero.



Bien, aquí se ve, como nada más derrotar a Smith salen “las proyecciones digitales de los entes mentales” de los hermanos Wachowsky. Explicándonos, básicamente que, como el final de la película, basado en el sacrificio y bla bla bla, quedaría muy cutre en un juego. Así que han decidido poner un final más acorde a este tipo de entretenimiento. “Hablamos con Shiny [la distribuidora] y le preguntamos que si podíamos cambiar el final […] y poner a un Smith gigante hecho de muchos Smith para luchar contra él”. Acojonante. Claro, tú te imaginas que es una coña, porque no pueden ser tan salchicheros como para hacer un final así. Hasta que ves el siguiente vídeo, justo después del que acabamos de ver.



¡OH, DIOS MÍO! ¡ES MECHA-SMITH! ¡Rápido, insertad alguna melodía rimbombante con letra japonesa! ¡Meekaru-Smit-suuu! ¡Venga, cantemos todos!

Sorani sobieru kurogane no shiro
Super roboto
Mecha-Smith Zetoa!
Muteki no chikara wa bokura no tameni
Seigi no kokoro o pilder on
Tobase tekken! Rocket-o Punchi!
Ima da dasun da Breast-a Fire!
Mazin go! Mazin go!
Mazinger Smith!

Madre mía. ¿En qué coño estaban pensando los Wachowski? ¿Se pusieron malos y le dejaron el trabajo al guionista de los Power Ranger, y cuando volvieron no había marcha atrás? Were they stoned? Me cago en la leche….

Fijaos el interés que suscitó en mí este reto, que Mazinger Smith me derrotó una vez y no lo volví a intentar. Desinstalé el juego. A punto de pasármelo.

Un saludo,

-Scaramouche-

PD: Para los que tengan algo de vida social: la letra es la de Mazinger Z, con algunas modificaciones de mi pluma... no demasiado buenas.

4 comentarios:

  1. Pero si es muy fácil pasarselo, siempre hace lo mismo, con sabertelo, te vale...

    Aunque, creo recordar que no habia ningun video más, pero creo que al final te daba un código para no se que pollas.... o ese era el primer juego de Matrix???.... no recuerdo

    Bueno, me alegro de que te lo hayas pasado

    Un saludo

    ResponderEliminar
  2. Mas que mecha-smith me recuerda mas a un megazorn (o como se llame) de los Power Ranyers esos. Anda que también desistalar un juego al final tiene delito.

    De todas formas así apredes la lección y te das cuenta de que los juegos de películas son bastante penosos, salvo que cuando pruebes otro te olvides de donde lo han sacado.

    Un saludo

    ResponderEliminar
  3. Adrián, creo que el juego al que te refieres es el "Enter the Matrix". Estuve comentando el juego con Llarena y, la verdad es que parece haberse quedado tan anonadado como yo al final.

    Sí, es un poco Power Ranger también, la verdad.

    En definitiva, un juego que podían haberse currado mucho más...

    ResponderEliminar
  4. Por cierto, hay una errata. Shiny no es la distribuidora, sino la empresa que ha hecho el videojuego.

    ResponderEliminar

...y ya veremos qué ocurre después.