3 oct. 2007

Primer día de curso

Ayer comencé una nueva etapa como universitario con múltiples cambios: el cuarto curso de periodismo me sitúa ya en el segundo ciclo de la carrera, las clases ahora son vespertinas (los martes se alargan hasta las diez de la noche) y, en teoría, tendremos que hacer prácticas el segundo cuatrimestre. Yo no pienso hacerlas, voy a convalidar las de este verano. Que ya es bastante jodido vivir a dos horas y media de la universidad como para encima trabajar por las mañanas.

Afortunadamente, esa arraigada tradición universitaria conocida como Prima non datur et ultima dispensatur (ni el primer día ni el último del curso se da clase) nos salvó de un síndrome postvacacional demasiado agudo como para no hacerse el seppukku ahí mismo. Entré en clase a eso de las 15.00, después de haber estado acompañado a mi compañera Tudelau (ya célebre por estos lares digitales) en la comida. Y la primera celebridad que nos recibe es José María Torre Cervigón, que impartirá (no carente de tedio) las clases de Periodismo de Investigación, en las cuales yo estoy matriculado por la jeró (esto ya lo explicaré). Este señor, para quien no lo sepa, es uno de los grandes teóricos del periodismo del país. Entre otras cosas, es una de las mentes que redactaron el infortunado y mal parado Estatuto del Periodista.

Conociendo el percal del primer día, el tipo que nos tenía que dar Derecho de la Información ni apareció. Esperamos otra hora en la cafetería y a las 18.00 horas nos encontramos con un viejo conocido de primer año: Javier Cervera, historiador, al cargo de Historia del Periodismo, ligeramente cabreado con Ticktackticket por no haber conseguido entradas para su ídolo, Bruce Springsteen.

El último es otro conocido del curso anterior, Salvador Antuñano Alea, historiador especializado en temas de la Iglesia y teólogo, una de las mentes mejor amuebladas que he conocido. La presentación de sus dos asignaturas, que conforman un total llamado Introducción a la Teología encontró su cumbre cuando soltó la perla del día.

“Algunos de ustedes saben como es este profesor, a lo que se dedica y el ambiente universitario en el que estamos. Pero sepan ustedes que esta asignatura no se aprueba ni con fe ni con piedad”.

Adoro a este hombre. Os mantendré informado de la evolución de estos primeros días.

Un saludo,

-Scaramouche-

5 comentarios:

  1. Agh, también tuve ayer mi primer día de clase y ya estoy deprimida.No sé qué tiene cuarto de carrera que absorbe las energías vitales...

    ResponderEliminar
  2. Soy Adrián,

    Bueno....lo mio no es tan grave como un 2º ciclo de carrera, pero tambien comienzo un curso nuevo, y me voy a poner las pilas, ya que lo más seguro es que la escuela me ayude con un proyecto que tengo.

    Pero ánimo a todos los estudiantes, que para cojones los nuestros XD

    ResponderEliminar
  3. Bienvenido al mundo universitario otra vez...si te sirve de consuelo para celebrar la semana de clase hemos comprado una botella de ron y nos hemos puesto to moco...

    Otra cosa aver si te veo antes de que vayas a Gales, aunque este finde parto a tierras lejanas...

    ResponderEliminar
  4. Los hay afortunados...aqui la firmante empezo el curso el dia 24 de septiembre sin haber acabado los examenes...vamos, que tuve horas negativas de vacaciones.

    Maldemuchosconsuelodetontos.

    ResponderEliminar
  5. Pues para mi ha sido un dia divertido, ya le he puesto motes a todos los profesores. Dioni, Pascual, La zopenca, la guiri, Gimmie al de civil, etc etc etc, divertido divertido.
    Ademas he vuelto a ver a mis amiguitos de secretaria, que la verdad no tiene ni puta idea de nada, tenemos al uniceja, la almeja, bola de huevo y a uno que le llamamos farmaton complex, no se por que, fino fino de dia.

    ResponderEliminar

...y ya veremos qué ocurre después.