21 oct. 2007

La paradoja de la dualidad

Segunda entrada del día. Una interesante y paradójica reflexión sobre la dualidad complementaria de la realidad con un ejemplo contemporáneo.

“¿No es sorprendente que toda la informática, que de algún modo ha de basarse ontológicamente en la realidad, opere sobre esto o lo otro, sobre cero o uno? Sin ninguna clase de normatividad basada en la realidad, por fundamental que sea aquella, en modo alguno podría construirse o funcionar un ordenador. Sin esa dualidad, ningún ordenador podría operar y, menos aún, desarrollar esa capacidad que posee de procesar datos fuera de nuestro alcance.”

Victor Frankl – Búsqueda de Dios y sentido de la vida.


Yo opino que, en muchas ocasiones, los contrarios se complementan, se necesitan, para constituir una realidad que nosotros observamos como única. Pero que resulta ser dual. ¿Qué opináis?

Un saludo,

-Scaramouche-

7 comentarios:

  1. Interesante, eres un 1 o un 0. Esto se podria llevar a la realidad, eres un puto choni con dos hijos con 19 años perforado hasta las trancas o eres un tipo con personalidad y dos dedos de frente.

    Y no creo que se necesiten, no veo, por ejemplo a Pisa con mas piercing que el petete haciendose fotos en el cuarto de baño haciendo el torrija con sus dos "churumbeles" detras diendo "Papi, dame coca" y con un libro de Historia de las instituciones romanas" en la mano.

    El mundo es muy complejo como para compararlo con un ordenador. Un ordenador es como mito este, el de la caverna de "Plastón", en el que las sombras es google, wikipedia, encarta, etc etc pero en realidad todo esto es mentira, que puede ser modificable por cualquiera y es completamente vulnerable.

    Solo quedaria saber que es mentira y leerte un jodido libro por que eso es la realidad.

    Joder, vaya coñazo que he soltado.
    Al turrón.

    ResponderEliminar
  2. No, no, no, José Carlos, no me has entendido. No me refiero a que las realidades se opongan, sino a que se complementen. No todas las realidades, claro.

    Como con tu ejemplo es difícil lidiar te pongo uno del teólogo Pinchas Lapide: "No habría noche sin día, ni mar sin tierra". Por supuesto, esto no es aplicable al ejemplo que has puesto... o quizás sí. Quizás si no existiera la vulgaridad y el mal gusto, no existiría ni lo extraordinario ni el buen gusto, quién sabe. ¿Son los chonis y la gente inteligente parte de una misma realidad dual?

    Has entendido mal el planteamiento. No es lo uno o lo otro, es ambas cosas a la vez. No seas tan griego, amigo...

    ResponderEliminar
  3. Jose Carolos: Si algún día me ves tal como lo has dicho, puede ocurrir lo siguiente.

    1º Soy un clon mal desarrollado...y malvado.
    2º Trabajo para el CNI o similares, en plan "topo", infiltrado.
    3º Directamente me he vuelto loco, y necesito una pastilla de cianuro.
    4º Esto es una realidad paralela.

    Sobre el artículo en si: Sobre dos realidades complementaria, también se puede aplicar el concepto de "oposición", aplicándose al ámbito del ser humano, entre otras cosas.
    Un ejemplo con un policía, guardia civil, etc y sus antagonistas, un terrorista, ladrón, corrupto...la FIA... Ambas son realidades opuestas en cierto modo, si, pero a la vez no puede existir o no tener razón de existencia la primera sobre la segunda, aunque esta última si podría (no esta mal, fastidiando mis propios planteamientos)...¿Pueden ir los tiros por ahí?.

    Esto de plantear cuestiones filosóficas es un lío.

    Un saludo

    ResponderEliminar
  4. Vas bien encaminado, Pisa. Es algo así como el Yin y el Yang: opuestos, pero perfectamente complementarios.

    ResponderEliminar
  5. Me viene al pelo, porque mucha gente nos dice a mi novio y a mí que somos muy distintos, pero yo noto que encajamos como por elección divina- que no erección-.

    ¡Me has pillado chisposa hoy!

    ResponderEliminar
  6. Todos los tontos salen en la TV. John Cobra entrevistado en Cuatro hace 5 mn jooooderrr como esta el mundo.

    ResponderEliminar
  7. ¿John Cobra? ¿Por qué? No es u por qué de "por qué le han entrevistado", sino un "¿Por qué?" absoluto, total...

    ¿A donde vamos, Dios mío...?

    ResponderEliminar

...y ya veremos qué ocurre después.