20 sept. 2007

"Perdona, ¿te importaría.. tomar algo conmigo?"

Hoy me ha tocado hacer para un reportaje del periódico unas cuantas encuestas (con fotillo incluida, cosa que a algunos les asustaba) sobre el metro de Coslada, ciudad donde habito, como muchos de los lectores ya sabrán. Una de ellas fue bastante peculiar.

Bajando por las escaleras dela estación apareció una chica bastante guapa, algo toscamente arreglada, pero atractiva, desde luego. Mi olfato periodístico me decía que ya tenía suficientes personas de ese rango de edad. Mis hormonas me decían que la entrevistase lo más "a fondo" que pudiese. Hice caso a la testosterona.

La chica, que ya me vio con intenciones (el cuadernillo en la mano me delataba)antes de bajar al anden, no pudo evitar una sonrisa cuando, confirmando sus sospechas me encaminé hacia ella para comenzar con mi "interrogatorio".

-Hola, perdona. ¿Te importaría responder a algunas preguntillas? Es para un reportaje sobre el metro de Coslada, para el diario Global Henares...

-Mmmhh... bueno, si no tardamos mucho. No, no me importa. -extraño acento...

-Vale, ok. Bueno, de todos modos, no creo que pase nada si tardo un poco. El siguiente tren no admite viajeros. -tenía controlados los trenes para hacer preguntas a la gente-

-Vaya por Dios... Bueno, dime, guapo.

-Sí, de acuerdo... ¡ah, por cierto!, tengo que hacerte una foto.

-¡Una foto! ¡Puuufff! No, no, no, eso no...

-No te preocupes, no eres la única que va a salir en la página, van a salir otras ocho personas. Además, ¿de qué tienes miedo? Eres muy guapa.

Me obsequió en ese momento con una sonrisa traviesa, que dejaría ver cada vez que le hiciera una pregunta. Hice algunos comentarios, alguna tontería baladí para romper el hielo y luego procedí. Tomé sus datos personales y le formulé las preguntas.

-Bueno, dime: ¿Qué opinas del servicio de metro en Coslada?

-Está bien, aunque el tren da mucha vuelta, la verdad...

Anoto su respuesta. Cuando la vuelvo a mirar, está más cerca de mí, mirándome divertida y escrutándome la cara con su peculiar sonrisa. Yo hago lo propio mientras hago otra pregunta.

-O sea, que crees que la frecuencia de paso de trenes es buena...

-Excepto por la noche, entonces deberían pasar más.

-Ajá -anoto- ¿con qué frecuencia coges el metro?

-Todos los días, prácticamente. Para ir por Coslada y San Fernando. Ahora estoy en paro, así que no voy a trabajar, pero lo utilizo a diario.

-¿Conoces el trasbordo que hay que hacer en Estadio olímpico?

-Sí. No lo cojo, así que me da un poco igual. Pero es un fastidio para el que tenga que utilizarlo.

-Y ¿el precio?

-Utilizo el abono transporte, pero 1,75 me parece muy caro, la verdad.

-¿A donde vas normalmente en metro?

-Normalmente voy a quedar con mis amigos. Ahora voy a La Rambla.

-¿Has quedado ahora?

-Sí, ¿por?

-Por si te apetecía tomar algo conmigo. ¿Qué me dices?

La chica sonrió otra vez, se lo veía venir. Se mordió un momento el labio inferior (me encanta ese gesto en las mujeres) y me dijo:

-Bueno, ¿tú a qué hora sales, cuando terminas de hacer esto?

-Yo esta tarde tengo que ir a la Redacción y saldré sobre las siete.

-Ah, ¿no terminas dentro de poco?

-No, me temo. Tengo que ir a pasar esto para que aparezca en el diario.

-Bufff... pues es que ahora he quedado para dar una vuelta con unos amigos.

-¿Seguro que no quieres tomar algo? ¡Anímate, te invito a un bar que hay por aquí!

La chica volvió a sonreir mientras apoyaba sus manos en las caderas. Mirando a su alrededor, no sabía qué hacer.

-No, mejor, no. Que ya he quedado...

-Vaya, entiendo... bueno, podríamos quedar otro día si me das tu número de teléfono.

Sonrisa picarona otra vez.

-No, no. -dijo, no del todo convencida, riendo- Quizás nos veamos aquí otro día, o por ahí...

¡¡¡UYYYYYYYYYY!!!

No quería ser pesado, así que le hice la foto y desistí.



He perdido una batalla, pero no la guerra. En la próxima encuesta habrá más suerte.

Un saludo,

-Scaramouche-

10 comentarios:

  1. MMm no me acabo de explicar ésta nueva entrada...da la sensación de que podría desencadenar un cambio en el blog para que en vez de Capa y Espada,blog literario, se convierta en....Capa y Espada, memorias de un Arturo Fernández moderno...jejeje lástima que no tuvieras suerte eh? pero suele pasar que cuando un desconocido que no conoces de nada te invita a salir se le diga que no...

    ResponderEliminar
  2. Por alguna extraño mecanismo de mi psique, había puesto la mitad de los tiempos en presente y la mitad en pasado en la exégesis de esta experiencia.

    En fin... cosas que pasan.

    ResponderEliminar
  3. Yo creo que no hay cambio, ha adaptado a Cirano a la vida actual y real.

    ResponderEliminar
  4. Soy Adrián,

    ¿Para que quieres a mas gente en tu vida? ¿No tienes suficiente con nosotros? Eso es un feo muy gordo, ¿eh? XD

    Bueno, a lo mío, casi, casi, puede que alguna de esas te diga que sí, y acabe siendo un buen día ^_^ ánimo.

    ResponderEliminar
  5. Huyyyy, caaaaasi!!!

    Nada, si te la encuentras otro dia casi seguro que te dira que si, ya sabes que a las mujeres nos gusta hacernos de rogar... :P

    ResponderEliminar
  6. Que pena. Tenías que haber repasado "El arte de la guerra" otra vez, que parece que se te ha olvidado (en este caso sería "guerra relámpago").
    Si por alguna casualidad te encuentro en horario de trabajo, te digo de antemano que no lo intentes, al menos claro que solo invites.

    ¿Cuando va a salir el número? Para ver los resultados, bueno, y para ver como era la del intento fallido.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  7. Si una chica te dice que si a la primera... protege tu cuello; puede que tenga hambre...

    ResponderEliminar
  8. Uy, Akeru, pues no te digo que no me huberia dejado yo chupar la sangre...

    Cómo sois los vampiros...

    ResponderEliminar
  9. Te felicito por el par de huevos que echaste, aunque luego te quedaras con un palmo de narices. Ya verás como a la siguiente hay más suerte xD

    ResponderEliminar

...y ya veremos qué ocurre después.