30 ago. 2007

A trabajar, maldito vago.

El trabajo ha vuelto a la redacción de GlobalHenares. Y el contraste con el mes de agosto es hiperbólico, amigos: no contentos con tener que publicar el semanario hay que hacer a lo largo del mes de septiembre tres especiales. No uno, ni dos, sino tres especiales cada uno con, al menos 40 páginas. Y para rematar la faena me han mandado escribir otra “ruta campestre” por Guadalajara, que, por supuesto, no voy a recorrer; y un publirreportaje para una tienda de muebles. Yo cuando dije que quería algo de trabajo era verdad, lo quería. Pero hombre, vamos a racionarlo un poquito.

¿Y en qué deriva todo esto? Pues en una de mis desapariciones cibernéticas temporales. Es curioso: hasta hace poco no escribía porque no hacía nada y estaba vago, y ahora no voy a poder escribir porque voy a estar ocupado con un ritmo de trabajo frenético. Algunos dirán: “¡Deja de poner excusas, vago!”. Personalmente, creo que necesito un nivel de estrés y adrenalina aceptable y necesario, que no debe excederse ni bajar a niveles críticos. Supongo que por eso las épocas doradas de Capa y Espada son los meses de universidad que se acercan a la temporada de exámenes…

En cualquier caso, vosotros, los internautas que, por distintas causas y casualidades acabáis por estos lares, podréis leer los (escasos) post que he hecho durante estos tediosos y aburridos días. Algunos de ellos confeccionados desde el asiento del que de momento es el mejor trabajo que he tenido en mi (escasa) vida laboral. Echadle un ojito al de la saga de Miles Vorkosigan, que ha pasado un poco desapercibido...

Y mientras estos días se sucedían yo, de vez en cuando, pensaba. A las profundas (chiste) reflexiones sobre mi vida y mis pasiones se unieron las del futuro cercano de Capa y Espada. Y pensé que no hablo demasiado de mi vida, ni os cuento como soy, ni las cosas que me ocurren, ni de lo que pienso del mundo y de la gente que me rodea. Quizás inspirado por otras bitácoras, como la genial Casposidad, he decidido redactar mi patética vida, y qué mejor lugar para hacerlo que este blog mío.

Además, hay otra cosa. Os presento el nuevo blog en el que he estado trabajando en ratos libres. Un proyectillo con unos compañeros de la uni: Periolistos en la distancia.

Hasta que nos volvamos a ver, un saludo,

-Scaramouche-

No hay comentarios:

Publicar un comentario

...y ya veremos qué ocurre después.