6 mar. 2007

Memorias del Caribe (1ª Parte)

Hola, queridos lectores, de nuevo por estos lares capaespadescos con un Scaramouche feliz y agotado de tanta juerga, y menos moreno de lo que me hubiera gustado. Y nos hemos adaptado muy bien a las clases ¿eh?: el primer día de clase no fuimos y el segundo día fuimos a dos clases y borrachos. Ahí queda. Voy a contaros algunas de las anécdotas del viaje de mi vida. Empezaré como debe ser, por el primer y agotador día en aquel país bananero del Caribe llamado República Dominicana.

Hablemos, de manera preeliminar del asunto de las camistas. Nos hicimos unas camisetas parecidas a las de una equipo de fútbol, si es que hay algún equipo de fútbol que vaya de naranja chillón. El caso es que por delante sólo ponía “Punta Cana ‘07” y por detrás ponía “Gogda Ninfómana” (palabras pertenecientes a cierto profesor de Historia con frenillo destinadas a caracterizar a Isabel II); el número, del 1 al 15; y un nombre de guerra elegido para la ocasión. Yo, para hacer un homenaje al dios del tecno por siempre jamás, Chimo Bayo (Extasí, Extano, esta me gusta, me la como yo), decidí poner su nombre en mi camiseta. Como siempre me tiene que pasar algo ridículo en algún viaje, me tocó un dependiente retarded en el sitio de las camisetas, y yo iba tan feliz con una camiseta naranja butano con “Chimo Bajo” por encima del culo. Ahí es nada. Pues con estas pintas llegué al aeropuerto.

VIAJE LAAAARGO
Llegué acompañado de mis progenitores a la T1 de Madrid-Barajas a eso de las 9:45 de la mañana el pasado día 24 de febrero, media hora antes de cuando se supone que quedaríamos. Nuestro vuelo salía a las 13 horas, pero en la agencia de viajes nos pusieron en alerta por un posible overbooking. Así que ahí estuvimos durante varias horas facturando y aguantando las colas con muchísima ilusión. Una de las actividades que más me gusta hacer en los aeropuertos es la conocida como “Stupid Azafata Fighting”, es decir, intentar hacer entender como son las cosas y los grupos a una azafata no muy avispada o extranjera. Esta vez no fui yo el que lidió sino dos compañeros míos, Miguel y Teresa, que gracias a su labia y buen ver respectivamente, consiguieron que entráramos por delante de un enorme grupo de escoria malagueña con los que compartimos vuelo.

Cuando embarcamos y salimos, con una hora de retraso, el viaje fue tedioso pero lo llevamos con paciencia, charlas y cabezadas unos, con películas otros, y con un libro que apenas toqué, la Game Boy con el tetris y un mp3 un servidor. Y entre medias, puteaba con algún comentario (no demasiados, la verdad) a mi compañero Ángel, una persona con pánico a las serpientes y a los aviones, y que tuvo la desgracia de sentarse al lado de un tipo lo suficientemente aburrido e inquieto como para mantener la boca cerrada un instante... ¡nah!, es mentira. Me porté muy bien con él, y él lo sabe, por lo que si lee esto me dará a razón.

Ocho horas y pico después pisamos suelo dominicano. El propio aeropuerto era una buena expresión de lo que nos encontraríamos en el país en más de una ocasión: un par de pistas de aterrizaje (el único asfalto de la República Dominicana sin baches ni defectos) y un montón de cabañas alrededor. Nos quedamos un montón de tiempo en el aeropuerto esperando a que nuestras maletas aparecieran por la cinta transportadora y, un poquito hasta los huevos de todo, nos fuimos al autobús que nos dejaría en el hotel Bávaro Princess. Omar, nuestro responsable de Pullmantour (la agencia que nos llevaba) y organizador de las excursiones, nos saluda y entre coñas, nos dice que estamos a aproximadamente media hora (50 minutos en tiempo dominicano) del hotel.

Image Hosted by ImageShack.us

El susodicho aeropuerto



ALOJADOS EN UN PARAÍSO
El Hotel Bávaro Princess recuerda, en palabras de Luis Miguel, un buen amigo y compañero de un servidor, “a Jurassic Park”. Lo cierto es que la comparación es prácticamente inmejorable. El Resort se componía de un montón de bloques del tamaño de un chalet en el que se distribuían ocho habitaciones de lujo (en la nuestra, por motivos que ya relataré, iríamos poniendo poco a poco a prueba la paciencia del personal de limpieza). Para llegar a las habitaciones había que coger uno de los carritos que recorrían el Resort o ir andando a través de unos caminos empedrados rodeados de palmeras, humedad, lagos, plantas y animales como flamencos, pavos reales, guacamayos, garzas, y un montón de coloridas aves perfectamente clasificadas por Marta, nuestra amiga ornitóloga amante de la naturaleza.

¿Y qué era lo mejor del hotel? Sin duda alguna lo que en lenguaje de jugador de rol se conocería como “Brazalete del Poder” más o menos, es decir, la pulserita azul del todo incluido. Con varios Cocos-Locos encima, nos fuimos a la playa a bañarnos.

Image Hosted by ImageShack.us

Un servidor (me olvidé meter barriga) bien acompañado por sus compañeras



Y de momento, ya está bien. El próximo día, “Fuera de la Ciudad Prohibida” y “Pequeña y alcohólica excursión a Isla Saona: ¡Duelo de Bailes!”.

Un saludo, mi amol,

-Scaramouche-

8 comentarios:

  1. Anónimo7/3/07 9:46

    Soy Adrián,

    UOOOOOOOOOOOOOOOOOUUUU yo quiero ir alguna vez fuera de España (país, a Canarias sí e ido)

    cuentanos más de tu experiencia, que quiero saber si merece la pena dejarse el hígado para ir allí.

    Por cierto, un amigo del master es de República Dominicana, jeje, tengo enchufe.

    Un saludete

    ResponderEliminar
  2. ¡Buenas! Después de mucho sin comentar, he vuelto.

    Si, yo también me fui..........., pero a la Rambla, y volví el mismo día. No hay mucha diferencia de distancias.

    ¡Chinchate! Que durante una semana no has "disfrutado" del estrés de la ciudad, el tener que ir a la universidad, la contaminación del aire (esto es discutible si solo es aquí), la alergia primaveral adelantada; y yo si. JAJAJAJA (risa de villano... o Stewie). ¿A que me envidias?.

    Ahora en serio: Me alegro de que te lo hayas pasado.. mmm....como expresarlo mejor....¿de puta madre?..., aunque lástima que te halla faltado por hacer ese pequeño detalle que me contaste (¡anda que también negarte!; no te reconozco). Por lo menos disfrutanste de buena compañía, aunque me tienes que decir que tal es "el producto extranjero".

    En fin; espero pronto la segunda parte (y si hay mas, también), que esta la acabas cuando va a empezar lo mejor.
    No digo mas, que no quiero desvelar información de primera mano antes de que la pongas.

    Un saludo caribeño

    ResponderEliminar
  3. Me lo pasé chachi. Lo cierto es que sí... este finde os cuento si quedamos y ya veréis lo del duelo de bailes.

    Lástima que el vídeo en el que salgo dando una lección a un animador de cómo se baila a lo Jacko no estaba en mi cámara...

    ...se cree que por tenerla más larga que yo va a bailar mejor que un servidor...

    Eso y la excursión en jeep en la que más de uno casi nos matamos.

    Pero bueno, vosotros estad al loro de las actualizaciones, a ver si recupero el ritmo de visitas...

    Por cierto: MERECE LA PENA MUCHISÍSÍMO. Sobretodo si te gusta hacer turismo de aventura, la playa, los cócteles y la bachatta, el ballenato, el merengue, la bossanova... y los grandes éxitos del pop de los 90 (Everybaaaadeaaa... rock your baaaadeaaaa).

    ResponderEliminar
  4. Anónimo9/3/07 20:19

    jajaja la foto con las chicas ¿es un cartón de esos con un hueco para la cabeza verdad?
    Desde luego, el de la tienda de camisetas puestos a equivocarse, podrían haber puesto Chimbo Bayo.

    atentamente: Alejandro Llarena, un admirador un esclavo, un siervo

    ResponderEliminar
  5. ¡¡¡HOMBREEEE!!! Uno de los grandes de los que no sabía nada desde hace tiempo: Mr Llarena.

    Pues muchas gracias por pasearte por estos lares. Estate atento a proximos conciertos de Calipo-A para volver a vernos.

    Be Rum, my friend.

    ResponderEliminar
  6. Al turrón!!!!
    Vives como un rey, que señor. Por cierto, ¿aquella foto es de mentira no, eh, eh, eh? La verdad tanto ... tanto junto, creo me deslumbra la vista, pero bueno, a unos le faltan y a otros le abundan, eh, eh.
    Aunque a mi la playa me gusta bastante poco tiene buena pinta, haber si hago yo el viaje de mi vida. TRANSIBERIANO, TRANSIBERIANO.

    Se me olvidaba, la camiseta de futbol seria la de la selección de Holanda o la segunda del Barcelona o la segunda del Valencia.

    Creo que estamos ante una busqueda espectacular y que deberia ser resuelta por IKER JIMENEZ y CARMEN PORTER.

    ResponderEliminar
  7. Sí, sí, la segunda foto es tan cierta como la primera, amigo. Mis musas son de carne (suave y tierna) y hueso.

    Chicas, ¿por qué no os metéis aquí y hablais con estos nuevos fans que os han salido?

    ResponderEliminar
  8. ¡Eso, eso! Haber si te hacen caso, que buena presencia, aún siendo solo en un foro, merece la pena (la pijilla del docudrama también, jeje).
    En ese sentido, así compartes un poco de tu buena "suerte" con las amistades.


    Quizás no sea posible, pero teniendo buenos medios en tu facultad (siendo en cinta), estaría bien que colgases
    el duelo de baile en el blog, e incluso en Youtube. Quien sabe; a lo mejor te ve un cazatalentos de esos y todo.

    Un saludo

    ResponderEliminar

...y ya veremos qué ocurre después.