20 mar. 2007

Coleccionista de aromas y hedores

Después de mucho tiempo, he hecho otra entrada que tiene algo que ver con el propósito y temas de este blog mío, una comparativa entre una gran novela, El Perfume, y la versión audiovisual dirigida por Tom Tykwer. Mejor será que pinchéis aquí si no sabéis de que va la novela para que cuando me empiece a hacer pajas mentales sepáis de qué hablo.

La Novela
Patrick Süskind nos retrata un mundo sensible y sensitivo, efímero pero a la vez intenso, igual que los olores que lo pueblan en cada resquicio, retratado de una manera tan intensa que casi podemos oler las palabras e imaginar los olores. Se nos presenta un mundo saturado de aromas y olores tan presentes en cada página que los lugares descritos nos causan repugnancia o bienestar, nos marean, nos embotan la nariz o nos hace flotar. En definitiva, un mundo corpóreo, sensible y repugnantemente humano captado en su totalidad por el fino olfato de Grenouille o por las atrofiadas narices del resto de habitantes de las apestosas ciudades.

Tras una intensa descripción de la peste que reinaba en las ciudades del siglo XVII, de la cual dan ganas de huir para respirar aire frío, Süskind comienza a relatar la vida de Jean-Baptiste Grenouille desde su nacimiento, bajo el puesto de pescado de su madre en el mercado de París, sobre un montón de restos podridos de pescado. Pronto se nos muestra un personaje en el que, desde su niñez, se puede apreciar una siniestra diferencia que le aleja de la normalidad y la posibilidad de recibir otra cosas que no fuera desprecio o temor de sus compañeros en el orfanato durante su infancia y del resto de la sociedad en su madurez. Grenouille se nos muestra como un monstruo desde fuera, pero una vez Süskind nos conduce hasta los mecanismos de la oscura lógica del asesino en potencia, el personaje no puede sino inspirarnos una penosa compasión, una ligera comprensión y a veces incluso simpatía. Al fin y al cabo, Grenouille en un principio sólo tiene un objetivo: sobrevivir (“como una garrapata”, diría el autor, “agarrándose a la corteza de la vida, esperando a que un animal pase bajo el árbol para dejarse caer sobre él”) en un mundo hostil que, o no le comprende, o le ignora, o le maltrata. Y la forma que tiene de ordenar y clasificar las cosas de ese mundo es su don único: el finísimo olfato y la capacidad mental para ordenarlos, guardarlos para siempre en su memoria, y mezclarlos mentalmente.

El hecho de introducirnos en la mente del asesino permite comprender, como he dicho, los motivos de sus crímenes: adueñarse de los olores de las cosas para siempre. También de las personas. Süskind dibuja una mente enferma que es incapaz de amar personas, de querer o desear cosas y almas completas. Grenouille sólo desea los olores de las cosas, ya que conoce el secreto de los olores: la manipulación de la gente a través del olfato. A través de un imperceptible aroma se puede inspirar distintos sentimientos en las personas sin que estos ni siquiera sospechen qué es lo que inspira esos sentimientos. Por fin Grenouille podrá conseguir el amor, cosa que no recibió nunca, si consigue crear el perfume perfecto. Pero no es sólo un amor sencillo, quiere que se le venere como a un Dios, riéndose así, en una terrible ironía, de aquellos a los que él odia. Precisamente es demasiado tarde cuando Grenouile se da cuenta de que, aunque él sea amado por la gente, todo es inútil si él mismo no puede amar. Y, esto, precisamente, su ambicioso perfume no lo puede conseguir. Así se cierra el círculo de una búsqueda enfermiza y obsesiva, que siega vidas humanas por el camino: con la mayor frustración de todas, la convicción de que la que crees tu supuesta misión en el mundo no te lleva a ninguna parte, la lucha por nada.

La Película
La versión audiovisual es una buena adaptación de la novela, de esas que, salvo los habituales cortes de escenas, omisiones y reinterpretaciones de ciertos pasajes para agilizar el filme, podemos decir que es igualito que el libro. Estas omisiones consisten, básicamente, en la eliminación de las historias personajes de los personajes secundarios (como en prácticamente todas las adaptaciones) y el hecho de que no se mencione la estancia temporal de Grenouille en Montpellier (algo que, para la trama principal, no tenía ninguna importancia).

Gracias al maravilloso uso de la luz y los colores, casi se puede sentir el hedor de las calles de París o el suave aroma de las flores; con lo cual se puede decir que lo que Süskind ha conseguido hacer con palabras, Tykwer y su equipo lo han conseguido hacer con imágenes. Tanto los escenarios como el vestuario son magníficos.


El director Tom Tykwer dando instrucciones a Ben Whishaw


Hablemos de Grenouille. El actor encargado de darle vida en su madurez es Ben Whishaw y, demonios, lo hace de puta madre, las cosas como son. Un chaval que ya de por sí no es muy guapo, estropeado un poco da el pego como un deforme (que no amorfo) inadaptado, que a veces, como en el libro, inspira un poco de pena. La tremenda interpretación de Whishaw hace que su personaje como sociópata introvertido y coleccionista obsesionado e incomprendido, y posteriormente como asesino en serie que no se detiene para conseguir su objetivo sea de lo más creíble. Anecdóticamente hablando de los personajes, decir además que hace gracia ver a Dustin Hoffman como el anticuado perfumista Giuseppe Baldini, y al profesor Severus Snape de Hogwarts haciendo de padre de la más bella entre las bellas de la ciudad de Grasse, la pelirrojísima Laure Richies, interpretada por la joven Rachel Hurd-Wood. Por cierto, me sentí tremendamente pervertido cuando descubrí que la chica tiene 16 años, porque, madre mía, qué belleza. Y esos ojos... ¡Ah!, esos ojos... ¡y esos labios!.



En definitiva, y a modo de conclusión, un libro y una adaptación a la gran pantalla maravillosas. Intensas, siniestras, sensibles... casi se pueden sentir los olores.

Esto es todo por hoy, amigos. Hasta este fin de semana, momento en que haré otra comparativa de 300: cómic vs película.

Un saludo,

-Scaramouche-

8 comentarios:

  1. "El Perfume" es una de esas novelas que jamás debería haberse hecho cine... es demasiado personal, una experiencia sinestésica en la que no cabe la visión cinematográfica, que ha sido demasiado "suavizada" (Ben es demasiado guapo, demasiado morboso, demasiado sexy)... y los olores... imposibles de imaginar.

    Patrick Süskind sólo me ha cautivado con esta obra suya y con Las Vacaciones del señor Sömmer. El resto de lo que ha escrito jamás me ha conmovido tanto como las aventuras sádicas de Jean Baptiste...

    ResponderEliminar
  2. Cierto que es una aventura muy personal, y la película no consigue que nos introduzcamos en la perversa lógica de la mente de Grenouille, y además está suavizada. Con todo, decir que es una buena adaptación.

    Discrepo un poco con el tema de los olores, ya que parece que en la película se han currado lo suficiente ese aspecto como para poder imaginarnos un pútrido hedor o un refrescante aroma.

    Gracias por comentar, guapa

    ResponderEliminar
  3. Bueno, no digo que en cierta manera el mundo de los aromas no haya sido más o menos bien sugerido, pero sigo pensando que en la novela esos efectos no sé porqué mágica razón, se multiplicaban...

    y de nada chico...

    ResponderEliminar
  4. Soy Adrián,

    Ni e leido la obra ni e visto la pelicula, asi que no puedo decir mucho sobre este articulo.
    Cuando hace unos meses vi el trailer en V.O. me atrajo mucho el argumento y estuve siguiendo a la pelicula durante sus anuncios, y descubri que era un libro, pero debido a su disimulado estreno, al menos para mi, ya que no m enteré cuando la estrenaron, y eso que si algunba pelicula me gusta la siguo hasta el dia de su estreno... pero bueno...

    Solo decir, que la foto de ella que has puesto en el articulo es de cara "no he roto un plato en mi vida, y dame un abrazo que estoy blandita" jeje

    bueno un saludete,

    P.D: aun estoy esperando la siguiente entre de los vampiros scaramouche, estoy ansioso por saber más de esas criaturitas.
    P.D.2: ¿Para cuando la siguiente entrega de El 7º Mar? quiero averiguar más sobre mi guante y mi monoculo, y sobre como acabaremos con en anillo

    ResponderEliminar
  5. Uy, uy, uyyy... Sale el tema de los artículos de "Del Vampiro y el hombre" y de las partidas de rol de 7º Mar.

    Sólo puedo decirte que ambas cosas están interrumpidas indefinidamente (mucho más con las miriadas de trabajo que me caen encima desde la uni).

    Pero un día me pongo y te saco la última entrega de la saga pendiente.

    ResponderEliminar
  6. Se hace saber que:

    Debido a una extraordinaria acumulación de trabajos universitarios de lo más variopintos, se aplaza un poquitín el artículo siguiente.

    Hasta pronto.

    ResponderEliminar
  7. Hola Scaramouche!

    ¡Vaya, soy yo!Sí, amigo mío, sigo vivo, por raro que me pueda parecer...Al que alguna vez diga que en Bellas Artes no se hace nada, le corto las orejas.¡No puedo más! Ésta es la razón por la cual no actualizo, pero puedo prometer y prometo que ésto se va a acabar (lo de no escribir, el blog sigue, gracias a dios...jeje)

    Por cierto, maravilloso el artículo. El Perfume me pareció una de las novelas más deliciosas que se han escrito jamás. Poética, precisa, increíblemente imaginativa, logra que construyas en tu mente un mundo tan relegado al ostracismo como es el de los olores. De hecho (sé que suena estúpido...), tras leerlo intenté fijarme en ésos matices oloríferos tan interesantes...Así que iba por la calle olfateando a ver qué tal. Me cansé pronto...

    Un abrazo champion!!!

    PD: Sigo vivo, de verdad.

    ResponderEliminar
  8. Me encantó el libro, me encantó la pelicula, todo un placer ...visaul y olfativo, porque como bien decís, se pude casi oler todo por medio de las imágenes...
    Si ya el libro no da esa sensación de oler lo descrito, pues ufff la pelicula nos regala el recurso visual. El final me dejo extasiada! jajaja, es ridiculo, pero puchas que sali como en una nube. Es de las pocas peliculas que logran atraparme y hacerme recordar un buen libro.
    Los actores geniales, la ambientanción y los simbolso bien planteados...
    Te felicito por el blog!
    ;)
    salú!

    ResponderEliminar

...y ya veremos qué ocurre después.