25 jul. 2006

Incomunicación total

Ahora sí que estoy incomunicado del todo. Mi ordenador sigue estropeado y el único enlace con la red, que era el portátil de mi madre, está desde hace dos días de reparaciones en Barcelona. Bueno, en reparaciones, quiero decir quitando todo el spyware y los virus que mi madre dejó colarse, es decir, formateandose. De hecho esta entrada la estoy escribiendo desde una cibersala con un amigo mío repartiendo plomo entre nazis virtuales.

Me he dado cuenta de todo lo que he leido liberado de la perversa influencia del ordenador. Me he leído en apenas una semana más o menos sin jugar tres libros, como en los viejos tiempos. Entre otras cosas, claro. Aun así esto no es bueno para la salud, fomenta y asienta mi vida sedentaria, haciendo crecer a lo bestia el bulto que arrastro desde hace tiempo desde la parte baja del pecho. Y yo que me decía "este año me apunto a un gimnasio". Y una mierda. Una compañera mía de la universidad ya me dijo "siempre dices lo mismo y nunca te apuntas". Y yo le contesté "este año es diferente, de veras". Qué mentiroso eres, Scaramouche, qué mentiroso...

Bueno, cuando pueda haré alguna entrada sobre algo que de verdad sea interesante y hable de algo propio del blog... definitivamente están siendo unos comienzos difíciles...

Afectivos y fláccidos saludos:

-Scaramouche-

No hay comentarios:

Publicar un comentario

...y ya veremos qué ocurre después.