21 jul. 2006

Aencyclopedia Hispanommorica (1 de 2)

Esta tarde, en el informativo del mediodía me ha llamado la atención una noticia que confirma mis teorías sobre la degradación y la degeneración del ser humano: Los españoles estamos cada vez más adobados frente al ordenador.

Esto no es nuevo. Entonces, ¿para qué escribo esta entrada? Bueno, a parte de que me gusta introducir en mis ejercicios diarios la tensión y relajación de los músculos de los dedos -de hecho, son mis únicos ejercicios diarios-, porque la noticia se relacionó con los Hikikomori, viejos conocidos de antes.

Los Hikikomori son "adolescentes que se ven abrumados por la sociedad japonesa y se sienten incapaces de cumplir los roles sociales que se esperan de ellos, reaccionando con un aislamiento social. Los hikikomori a menudo rehúsan abandonar la casa de sus padres y puede que se encierren en una habitación durante meses o incluso años. Según algunas estimaciones, puede que haya un millón de hikikomoris en Japón (uno de cada diez hombres jóvenes)", según la Wikipedia -sí, yo soy de los que copian y pegan, pero dicen de donde lo han sacado-. Bien, pues la noticia aseguraba que entre los jóvenes españoles hay una tendencia cada vez mayor a encerrarse en sus habitaciones y pasarse horas y horas delante de la pantalla del Pc. ¿Y?... esto ya se veía venir.

Este fenómeno era una novedad hace unos pocos años, cuando apareció el virus que organizó el repliegue de los jóvenes en sus aposentos: El Messenger. El Messenger ha sido (entre otros factores) el principal factor, junto con la pornografía gratuita de la aparición de los "Hispanomoris", la versión castellana de los Hikikomoris. Aunque se puede hablar de "Yankykimoris", "Gabachimoris", "Germanomoris" y así con todos los países desarrollados, pues es un fenómeno que se da en todos los países del primer mundo. En cada sitio hay una plaga distinta que destruye a la humanidad: en el Tercer Mundo (sobre todo en África) es el SIDA, aquí es el diabólico programa de Microsoft... este chiste me traerá problemas... si es que alguien a parte de mi amigo A. Llarena entra en mi blog (dejad una firmita los que entreis).

Pero analicemos el problema. Esto que ha salido hoy en la TV ha sido fruto de mi investigación durante meses, de tal modo que he llegado a hacer una clasificación bastante precisa de los Hispanomoris:

A la enorme masa que forman los Hispanomoris podemos dividirla en dos primeros grupos: Machos y hembras. Sí, el género aquí es determinante. Pasemos a los subgrupos. Dentro de los machos podemos encontrar tres grandes grupos .

-Hispanomoris pajeros: En este grupo se encuentran los adolescentes desde su más granulienta adolescencia hasta jóvenes de veintitantos. A parte del messenger (en algunos casos, no es tan importante para ellos), el otro factor determinante es la pornografía gratuita, que se descarga a través del famoso Emule o de páginas web. También son muy aficionados a los jueguecitos de ordenador y algunos fundan blogs sobre literatura cuando se aburren de darle al Imperial Glory. Suelen ser solteros y buscan novia (recordad, nenas, que este blog tiene una dirección de correo... grrr...).

-Hispanomoris vetustos: La franja de edad se traslada bastante más arriba, y si bien no utilizan apenas el Messenger, son aficionados a chats y a foros administrados por gente de su quinta. Muchos se conectan desde la oficina, otros desde casa. Se puede distinguir a un usuario normal y corriente de PC de uno Hispanomori por que los segundos suelen navegar con la boca ligeramente abierta y los ojos entrecerrados, conformando una expresión de estupidez supina, como si no acabaran de comprender muy bien el psicotrópico mundo por el que se mueven cada vez que se conectan. También suelen enviar chorradas por correo y ver las noticias del día en Internet para justo después correr a decírselo a sus colegas.

-Hispanomoris interplanetarios: son los emperadores galácticos del Ogame -juego de dominación galáctica en el que miles de jugadores compiten y cooperan por la dominación del universo, más información en www.ogame.com.es - que se conectan cada dos por tres o dejan la página del dichoso juego minimizada mientras hacen actividades propias de los dos anteriores grupos, como pueden ser el posteo incesante en foros -normalmente, los de su alianza-, el onanismo o los videojuegos, aunque la franja de edad está más cercana a la de los Hispanomoris pajeros. El Messenger es la Biblia (oh, otro chiste con las sagradas escrituras) de esta última subespecie, utilizada tanto para hablar con sus amigos como para coordinar ataques con sus aliados a los planetas enemigos.

Estos son, a grandes rasgos, los tres grupos predominantes de Hispanomoris machos. Seguramente alguno se habrá visto identificado. En el próximo post hablaremos del otro gran grupo, las hembras, que sin duda son las más afectadas por la diabólica arma de destrucción masiva de cerebros que disparó hace tiempo Microsoft, y cuyos efectos se pueden ver y se verán durante mucho tiempo, como las bombas de Hiroshima y Nagasaki.

Quizás con esto la sociedad se conciencie de este gran mal y montemos una turba enfurecida para destruir todos los centros de Microsoft, como los aldeanos con el castillo de Frankenstein. Yo ya me he puesto en contacto con una distribuidora de antorchas, horcas, palos y hoces bastante buena. Me dijeron que ahora lo que se llevan son los turbantes y los AK 47, pero yo prefiero lo tradicional.

Un saludo, en especial al señor Llarena por ser el primero en notificarme que ha leído mi primer artículo, "Un Código en la mochila".

-Scaramouche-

1 comentario:

  1. Muy buenos los dos articulos. Yo,como hispanomoris pajero y antiguo hispanomoris galacatico tengo q advertir a todos los q lean esto:NO JUGUEIS AL OGAME NIÑOS, el ogame es malo, ¿cuantos de vuestros idolos, deportistas , estrellas de rock juegan al ogame? yo os lo dire: ninguno.Y sin embargo todos se masturban y casi todos toman drogas.Decid no al ogame y decid si a las drogas, solo asi alcanzareis la fama.(Al final el comment no a tenido nada que ver con el articulo, pero cuando te viene la inspiracion hay que aprovecharla)
    Y gracias por mencionarme en el articulo

    ResponderEliminar

...y ya veremos qué ocurre después.